#1 Colócale un bozal

Una fractura implica dolor y el dolor puede ser la causa de que lance dentelladas o  muerda. Conviene colocarle un bozal si es que no le cuesta respirar ni tiene heridas en la cabeza.

#2 Telefonear a la clínica

Telefonea inmediatamente a la clínica veterinaria. Tanto para saber qué hacer como para que estén pendientes de que llega un perro accidentado y estén preparados.

#3 Evita posibles infecciones

Si tiene una herida abierta tápala con almohadillas de gasas empapadas en agua fría del grifo o en suero fisiológico. No hagas torniquetes ni vendajes fuertes. El objetivo es evitar que la herida se infecte.

#4 Cuidado extremo al manipularlo

Si la clínica veterinaria tiene servicio de recogida telefonea y espera su llegada. Si no, envuélvelo con una manta, procurando no causarle dolor, para inmovilizarlo. Esta acción dependerá del tamaño de la mascota pero lo idóneo es hacerlo entre 2 , incluso, entre 3 personas si es muy grande.

#5 Manta/camilla

Si tu perro es de tamaño mediano o grande, conviene que, para trasladarlo, lo coloques sobre una manta que haga de camilla y que llevéis, al menos, entre 2 personas.

#6 Lo sacarán los profesionales

Cuando lleguéis a la clínica ¡no lo saques tú del vehículo! Avisa a los profesionales. Ellos se encargarán.

Muy importante: Ante cualquier duda: consulta a su veterinario o al especialista en traumatología veterinaria.

¡Pata rota! ¿qué hacer?

Un hueso visible o que sobresale, una posición incorrecta de una extremidad o no la apoya, se niega a subir escaleras, gemidos de dolor, pérdida de apetito… puede indicar que tu peludo canino tiene una fractura. Urge llevarlo al veterinario y, si es posible, intenta seguir los siguientes consejos.

Pata rota