José, ¿te acuerdas del momento en que comenzaste a dibujar gatos?¿Cómo surgió esa idea?

Vivo con gatos prácticamente desde niño, y en el año 2000 adopté a dos hermanitas, Rufa (una gata blanquinegra) y a Belfi (de color atigrado). Yo me he dedicado siempre a dibujar cómics y años después de adoptar a estas dos gatas estaba acabando el libro El Viaje de Darwin, para la editorial Planeta, y ya le estaba dando vueltas a otra cosa totalmente diferente después de dos años de hacer cómic histórico.  En aquella época en España estaba naciendo un movimiento fuerte de webcómic y me dije: si me gustan los gatos, me hacen gracia, leo y veo cualquier cosa donde salgan gatos, seguro que hay más gente por ahí a la que le pueda interesar ver historietas sobre ellos…y así empecé dibujando gatos. El blog, Miau Cómic, lo inauguré el 1 de enero de 2010, una fecha que no se me olvidará y ahí sigue en la brecha.

Y desde entonces la máquina creativa en torno al mundo del gato no ha parado. Primero vino el libro ‘Miau’, luego ‘Más Miau’, ‘La Guía Gatuna’, ‘Todo Miau’…

Empezó como un proyecto para Internet. Lo envié para probar si alguien estaba interesado y enseguida a Diábolo Ediciones le atrajo. En cuestión de meses publicamos el primer recopilatorio, Miau, luego vino Más Miau, continuando las tiras de humor. Después, yo quería seguir dibujando más sobre el tema, pero mis gatos se pasan el día durmiendo, así que no podía contar mucho más, y con La Guía Gatuna fue como darle un poquito la vuelta y poner en escena el por qué los gatos nos tienen dominados a los que somos gateros, presentándolo de una forma divertida.

¿Qué tienen los gatos que te atraparon?. ¿Qué es lo que más te llama la atención sobre el mundo de estos animales?

Cualquier persona que viva con ellos lo sabe. Son absolutamente encantadores. Te dan una paz interior impresionante. Cuando tienes un mal día te sientas en el sillón, se te ponen encima y empiezan con el ronroneo…¡eso no tiene precio! Conquistan tu corazón.

… y luego está Belfi que es una señora gata, que tiene esa elegancia, esa indiferencia, ese punto que tienen los gatos de “te perdono la vida”, o de  “tu no eres mi dueño”, o de “estamos en una relación de tú a tú”… pero yo pago el alquiler (ríe).

Descríbeme un poco cómo son los habitantes felinos de tu casa…

Ahora mismo solo me queda una gata de las dos hermanas que te comentaba. La otra falleció porque ya era muy mayor, con lo cual ahora tengo por un lado a un machito que se llama Toñín, que es relativamente joven, es mucho más bruto, un poco más agresivo a la hora de jugar, dentro de un límite… y luego está Belfi que es una señora gata, que tiene esa elegancia, esa indiferencia, ese punto que tienen los gatos de “te perdono la vida”, o de  “tu no eres mi dueño”, o de “estamos en una relación de tú a tú”… pero yo pago el alquiler (ríe).

¿Y Belfi y Toñín se llevan bien con tanta diferencia de edad?

Cuando llegó Toñín era un bebé y sí tuvimos problemas de adaptación porque las dos hermanas (todavía vivía Rufa)  eran de la misma edad, se habían criado juntas y meter a un pequeñín en casa fue un poco arriesgado, pero como no había otra opción…Me tocó “gatificar” la casa, poner cajas por todos lados… Las hermanas no le hacían demasiado caso al nuevo (ni Belfi ahora tampoco). Actualmente, de vez en cuando a Toñín le da el punto de “quiero jugar” suele ser de 12 a 1 de la madrugada y pide atención, y ahora mismo se llevan bien, pero sí que es verdad que las gatas nunca han tenido la misma complicidad con Toñín que la que tenían entre ellas. Pero se toleran. Cuando él llegó ya eran mayores. El veterinario me lo explicó muy bien para que lo entendiera, me dijo: “mira, esto es como si en una casa han vivido  toda la vida dos señoras que ahora son mayores y de repente llega un jovencito a compartir el espacio con ellas. Problemas van a surgir”. Y sí que ha habido alguna que otra cosa, pero se llevan bien.

La llegada de Toñín fue un acontecimiento tan especial que le dedicaste un cómic entero. ¿Cómo recuerdas ese encuentro?

Curiosamente ya parecía que había contado todo lo que tenía que contar sobre el mundo de los gatos cuando un buen día una amiga se encontró a un gatito cojeando por mitad de la carretera, paró, lo metió en el coche y lo llevó al veterinario. Tenía una fractura en el fémur, seguramente de algún atropello o alguna caída. Lo operaron y cuando el gatito ya empezaba a recuperarse, mi amiga me lo trajo a casa. Ella en aquel momento vivía con un Golden y tres o cuatro gatos y en su casa eran multitud, así que me preguntó si me lo quería quedar y ¡¡¡quién se iba a negar!!!

José-Fonollosa_Comic

¿Qué edad tenía Toñín?

Pues yo diría que menos de seis meses.

¿Qué cosas son las que le gustan más a tus gatos?

Belfi, por ejemplo, es un animal muy “empadrado”. En el momento en que te sientas tiene que estar encima, no importa si estoy trabajando o estoy de relax. Ella tiene que estar encima mío. A veces cuando enciendo la mesa de luz para dibujar, al momento ya tengo a los dos gatos encima. En la cama a veces veo dos bultos que son inequívocamente los dos gatos…reconozco que los tengo muy consentidos.

¿Es cierto que los gatos tienen a su humano preferido?

Ahora estoy viviendo solo, pero cuando vivía en pareja sí que es verdad que cuando teníamos a Rufa y Belfi cada una nos eligió a uno de nosotros como favorito. Rufa se me pegó a mí y Belfi a mi ex-pareja.

¿Son los únicos animales que tienes en casa?

Sí, solo tengo a los dos gatos.

“De vez en cuando amasa a tu humano, a él le encanta. La cama es tuya; Toda la casa es tu juguete o Que nada les distraiga de prestarte atención”, son algunas de las Normas para la conviviencia con humanos que das en ‘La Guía Gatuna’. A tu parecer, ¿cómo nos ven los gatos a los humanos?

Yo creo que nos ven como a padres. Tú eres para ellos ese que se dedica a cuidarles, a darles de comer, a que no les falte de nada. Un gato doméstico no piensa en que tiene que buscarse la vida, entonces es como si fuera una cría eternamente.

“Me pidieron un cómic para niños, con gatitos y vi la oportunidad de enseñar en cierta manera las pautas básicas de cuando llega un gatito a casa, ver lo que tiene que hacer el niño, de qué se tiene que encargar y de qué no, explicarlo de una manera sencilla.

Tu trabajo aúna algunos aspectos que me parecen muy interesantes: consigues arrancar la sonrisa a la gente con tus viñetas, son muy divertidas, y las escenas cotidianas con tus mascotas que cuentas a través de tus historietas son tan comunes que no cuesta identificarse con ellas. Pero también tienes algún cómic más didáctico, con un componente educativo y de respeto a los animales que puede ser especialmente importante para transmitir a los niños…

Sí, en este sentido Un gatito en casa fue una propuesta de Diábolo Ediciones. Me pidieron un cómic para niños, con gatitos y vi la oportunidad de enseñar en cierta manera las pautas básicas de cuando llega un gatito a casa, ver lo que tiene que hacer el niño, de qué se tiene que encargar y de qué no, explicarlo de una manera sencilla. Procuré informarme bien primero a través del veterinario de mis mascotas para no pifiarla. Me cuido mucho de que si doy algún consejo sea lo más correcto posible, por mí mismo y por respeto a los profesionales.

‘Perro versus gato’ es un cómic en el que estás trabajando desde hace un tiempo. ¿Nos puedes adelantar de qué va?

Este proyecto es una excusa más para seguir hablando de lo que me gusta, dándole un giro. Me pareció simpático hacer una comparativa entre perros y gatos. A partir de ahí comencé a dibujar tiras humorísticas sobre lo que se supone que hace tanto un gato como un perro, a la hora de darle la medicina, a la hora del baño, la manera en que muestran su cariño…de momento no está publicado. Estoy viendo si en 2018 se cierra algún contrato aquí en España para tirarlo adelante. Yo creo que puede gustar mucho.

¿En qué es mejor un perro que un gato?

No puedo ser objetivo (ríe). Pero quizás eso que siempre se dice de que un perro siempre es más leal, aunque habrá perros que no lo sean tanto. Es siempre generalizar. De hecho cada vez que publico una tira de perro contra gato hay quien dice “pues mi perro no es así” o mi gato no es así y es que claro, cada animal tiene su carácter, es diferente.

¿Por qué prefieres a los gatos?

Quizás porque tienen un carácter más tranquilo. Da la impresión de que no requieren tanta atención, ya no solo atención médica o tener que pasearlos cada día, sino porque tú le pones una estufa a un gato y te olvidas del animal, jajaja.  Es una broma, pero tienen un carácter que va más conmigo.

¿Nos puedes dar algún consejito para que nuestro gato o nuestros gatos sean los animales más felices del mundo?

Cualquier caja de cualquier envío que te llegue déjala por casa un par de semanas y cuando el gato se aburra, ya la puedes tirar. Yo creo que ese es el mejor consejo.

Alguien me ha chivado que tienes la casa muy dispuesta para tus gatos, con rascadores, juegos, alguna caja que otra para que se escondan… ¿Te obedecen tus gatos?

Mi casa es un zoo, directamente. Yo les facilito de todo pero aun así prefieren rascarse en mi brazo o en el sofá o cualquier cosa alternativa. Ellos tienen su rascador pero además hacen lo que quieren. Los malcrío. ¡El nuestro es un amor incondicional!

 

Para ver trabajos del autor: @miaucomic

José Fonollosa, dibujante de gatos

Nació en 1975 en Vinaroz, Castellón y a raíz de adoptar a Belfi y Rufa, dos gatas hermanas hace 17 años, comenzó a dibujar tiras cómicas inspirándose en las vivencias con sus mascotas. Desde entonces, ha publicado libros como Miau, Más Miau o La Guía Gatuna. Normas para la conviviencia con humanos, que han tenido una espectacular acogida, siendo traducidos a varios idiomas. Desde hace cinco años su hogar cuenta con un nuevo inquilino, Toñín, un felino adolescente que ha dado un nuevo aire a la vida de sus señoras gatas. Actualmente está trabajando en otro proyecto interesante: Perro versus gato.

Dibujante gatos José Fonollosa