#1 Arrastra la cola

Si tu peludo arrastra la cola o la lleva baja todo el tiempo… algo pasa. Si te deja, échale un vistazo a su cola y pálpasela con mucha suavidad para ver si tiene zonas blandas, hinchadas o dobladas. Si tiene cualquiera de estos síntomas o no te deja tocar hay que llevarle, con mucho cuidado, al veterinario.

#2 No tirar de la piel lesionada

Si la piel de la cola está rota como a jirones no hay que tirar nunca de ellos. Los nervios y tendones rotos podrían acabar afectando a la función intestinal, a la vejiga o a las extremidades posteriores. Ante esta situación es crucial saber que las curas que sean necesarias las han de realizar en la clínica veterinaria.

#3 Nuevo equilibrio

Si el especialista veterinario recomienda la amputación tu peludo seguramente pasará algún día hospitalizado. Cuando vuelva a casa necesitará un espacio de tranquilidad para descansar y donde pueda empezar a acostumbrarse, sin que le molesten, a la falta de cola y a cambiar el equilibrio. Tiene que tener comida y agua a su alcance… y un poco más alejada, su bandeja de arena.

#4 Collar isabelino

Seguramente, y durante 2 o 3 semanas, tu peludo tendrá que llevar, sin excepción, un collar isabelino. El objetivo es evitar posibles infecciones e irritaciones si se lame en exceso las heridas y evitar que se quite los puntos de sutura antes de que la herida cicatrice.

#5 Monitoriza sus hábitos

Hay que tomar nota de su apetito, la ingesta de agua y el uso de la arena. Las lesiones de la cola pueden afectar a las funciones de la vejiga o del intestino.

#6 Heridas limpias

Si tiene heridas hay que limpiárselas, al menos, una vez al día con una almohadilla de gasas empapadas en agua tibia y algún antiséptico a base de yodo o clorhexidina.

 

Muy importante: Ante cualquier duda: consulta a su veterinario o al especialista en traumatología veteri

Gatos con la cola amputada

La cola del gato es clave en su comunicación y también una de las partes del cuerpo de nuestro peludo más proclives a tener un accidente. Que se quede atrapada al cerrar una puerta es bastante frecuente en gatos ‘indoor’ y, con ello, el riesgo de que se fracture o se disloque. Pero no son los únicos riesgos que tiene la cola; también puede sufrir mordeduras y acumulaciones de pus (abscesos). ¿Cómo saber si tiene una lesión en la cola? ¿Qué hacer en esos casos?

amputada cola gato