1.- seguir un control de pulgas estricto (ya que los perros atópicos suelen ser alérgicos también a las pulgas).

2.- realizar baños frecuentes con un champú emoliente y humectante.

3.- utilizar protectores de barrera como Atopivet.

4.- cumplir el tratamiento veterinario prescrito.

5.- evitar el contacto con el alérgeno.

Consulta a la veterinaria o veterinario de cabecera de tu mascota.

Si tu perro es alérgico a los ácaros o al polen

Las alergias también afectan a las mascotas. Más que nunca hay que seguir estas pautas:

Ácaros Alergia perros polen