Su peso es salud

Actualizado el 6 diciembre, 2016

Cuidar de que tu peludo mantenga la línea no es una cuestión estética sino de salud. El sobrepeso, y mucho más la obesidad, les causan trastornos de salud a los perros. Y, además, si tienen algún tipo de problema óseo o articular éste se puede ver agravado. De hecho, podría ser una de las causas de que pueda acabar padeciendo artrosis antes de tiempo.

Si tu mascota padece sobrepeso debes poner un esmero especial en conseguir que recupere una línea más estilizada y en mantenerla. Controlar su dieta y su peso, además de procurar que haga ejercicio a diario… son magníficas recetas para evitar el sobrepeso en la mascota.

Y si bien es cierto que…

1.- hay razas con más tendencia a engordar que otras, como es el caso de los Labrador Retriever, los Cocker, los Cairn terrier, los West Highland White Terrier  (y muchos Terriers en general ), los caniche o los Teckel.

2.- las hembras tienen más tendencia a engordar que los machos.

3.- los animales esterilizados suelen aumentar de peso, especialmente los machos, porque la testosterona es una hormona que acelera el metabolismo.

4.- la edad también es un factor para ganar peso ya que el organismo de los canes se hace más lento.

5.- el sobrepeso resta años de vida al animal.

6.- los huesos y articulaciones del peludo se resienten por el peso extra que deben movilizar.

… en primer lugar hay que definir si la mascota tiene sobrepeso. Para ello la mejor ayuda está en su veterinario de cabecera. El profesional le hará observación y palpación corporal prestando atención al contorno torácico y a la zona lumbar. Ésta última debe ser sensiblemente más estrecha que la zona torácica y que la de la cadera.

Si al pesarlo en la báscula el resultado supera en un 20 % el cálculo de lo que se considera el peso normal en su raza, o en un perro de su tamaño, el veterinario te planteará unas pautas que hay que seguir sí o sí.

Sin picoteo

El veterinario establecerá una dieta adecuada para el animal, con las cantidades que debe tomar como máximo. Y también hay que tener en cuenta el ejercicio físico. Un animal necesita moverse cada día y se trata de encontrar los horarios y las ocasiones en que ambos podáis tener vuestro paseo activo para lograr el doble objetivo de salud y bienestar.

Ojo con el ‘picoteo’. Es demasiado tentador sucumbir a sus deseos y darle esos bocados ‘extra’ que tanto le gustan y disfruta. La pauta del veterinario hay que respetarla ¡por su salud! El profesional hace un cálculo calórico en función de sus necesidades y su nivel de actividad. ¡Lo más acertado es no saltárselo!

Recuerda: si tienes dudas, consulta siempre al veterinario.