Actualizado el 21 enero, 2017

Resístete a sus miradas


En su relación con las personas el perro ha desarrollado su propio lenguaje para comunicarse ¡y los ojos son una parte muy importante!. En muchas ocasiones recurre a miradas intencionadas para hacerte saber sus deseos: comida, un paseo, jugar o estar contigo. Pero si no toca nada de eso y sabes que su estado de salud no es un problema… ¡hay que resistirse a ellas!

#1 Evita su mirada

Si no es su hora de comer o pasear… o no puedes jugar con él o ella ¡evita mirarle directamente! Es el primer paso para que desista.

#2 No es No

Apoya tu falta de contacto visual con una negativa sonora. Un claro y firme ‘No’ puede disuadirle de sus intentos persuasorios por conseguir, por ejemplo, más comida de la que toca.

#3 Aléjate físicamente

Poner distancia es otro mensaje: no estarás a su lado si continúa con su actitud. Tu cercanía es importante para tu peludo así que sabrá captar el mensaje.

#4 No cedas a sus lamentos

¿Tu peludo sabe utilizar el llanto para ablandarte? ¡Continúa resistiéndote y evitando su mirada! Quizás sea el momento de salir un rato de casa para alejarte de su evidente intento de chantaje emocional.

#5 Sé consecuente

Es fundamental ser consecuente día tras día. Enviarás un mensaje contradictorio a tu mascota si hoy no le das lo que quiere… pero mañana sí. Para que entienda que insistir no le sirve ¡tenemos que ser firmes, consecuentes y constantes en nuestra negativa! Además, esto le hará sentirse más seguro a tu lado.

Muy importante: Ante cualquier duda: consulta a su veterinario o al especialista en etología veterinaria.

Suscríbete a nuestro Newsletter

Gracias por subscribirse al newsletter