Cómo lograr que deje de pedir comida

11 Dic 2017 | Consejos, Perro | 0 Comentarios

Puedes compartir esta entrada por correo o en tus redes sociales.

A nuestra mascota le encanta nuestra comida: su olor, su textura y el atractivo que supone salir de su alimentación habitual para probar otra cosa. Cuando alguien en la mesa, nosotros mismos, un familiar o un invitado se deja seducir por nuestro peludo  y le ofrece un trozo de comida, ese gesto puede generar en él más expectativas haciendo que su demanda de alimento en la mesa se convierta para nosotros en un verdadero incordio. Para evitarlo te sugerimos que:

  1. No le des de comer nunca en la mesa.

Cuando tu perro es un cachorro no lo malcríes y evita que se acostumbre a pedir comida, a ti o a tus familiares cuando estáis sentados a la mesa, ya que es mejor prevenir este problema de comportamiento que tener que solucionarlo una vez que ha aparecido. Llega a un acuerdo con tu familia para que nadie se salte la norma y cuando tengas invitados debes explicarles que bajo ningún concepto deben ofrecerle comida a tu peludo. Tu perro no pedirá comida si no se ha generado una expectativa de que pueda recibirla.

Los perros se acercan a la mesa, inicialmente, más porque quieren formar parte de todas las actividades del grupo (somos su manada) que porque realmente esperen recibir alimento. Si desde el primer momento, cuando se acercan, les dedicamos una palabra amable o una caricia, se sentirán bien de ser aceptados en nuestro ritual alimenticio, sin necesidad de comer de nuestra comida.

  1. Cuando tu perro ya se ha acostumbrado a pedir e insiste.

Llega a un acuerdo con tu familia e invitados para que nadie le dé comida a tu mascota y cuando estéis en la mesa y la pida responde con un NO rotundo, o simplemente evitando darle comida. Si ve que no consigue lo que quiere un día tras otro al final desistirá, aunque esta medida exige mucha paciencia y que todos los miembros de la mesa mantengan su actitud.

  1. Si tu peludo sigue insistiendo y la conducta no remite con el tiempo.

Escoge un lugar a cierta distancia de la mesa y coloca allí su mantita para enseñarle que si se mantiene quieto y tranquilo en este espacio recibirá un trozo de nuestra comida, mientras que si se acerca a la mesa, no obtendrá comida y sí nuestra negación.

  1. Enseñarle a esperar su recompensa en su sitio.

Cada vez que nuestro perro se dirija a la mesa a pedir comida le diremos: “A tu sitio” y le acompañaremos tranquilamente a su rincón. Podemos ofrecerle un snack para que vaya de buen grado, pero no de nuestra comida, de momento. Le pediremos que se siente o se tumbe y una vez tumbado, de ahí a un rato, le acariciaremos y sí le daremos un trocito de comida de nuestro plato que previamente habremos cogido (de lo contrario, cuando vayamos hacia la mesa nos seguirá). Si vuelve a la mesa al cabo de un rato volveremos a decirle “A tu sitio” y le volveremos a acompañar a su rincón, sin regañarle, pero sin premio, y le pediremos que se vuelva a tumbar, de modo que se dé cuenta, por repetición,  de que si vuelve a la mesa no obtendrá premio. Repetiremos el ejercicio las veces que necesitemos hasta que nuestra mascota aprenda a esperar su recompensa en su sitio por un tiempo mayor.

  1. Premiarle de vez en cuando con una comida especial

Aunque hay mucha controversia sobre si debemos ofrecer comida natural a nuestras mascotas o mejor siempre piensos con garantías veterinarias adecuadas, alguna vez que otra y por el puro gusto de verle disfrutar de sabores y texturas diferentes al pienso de todos los días, podemos ofrecerle un plato cocinado equilibrado (no sobras), teniendo en cuenta sus necesidades nutricionales o bien un trozo de carne cruda, lo más similar a lo que sería para él comer una presa en plena naturaleza.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Piel sana en primavera con Atopivet

Cada vez hay más evidencias de que en la dermatitis atópica y otras enfermedades alérgicas especialmente recurrentes en primavera, la función de barrera epidérmica está deteriorada. La gama de productos dermatológicos veterinarios Atopivet, de los laboratorios...

Los cuidados de tu peludo en primavera

Con la llegada de la primavera, los cambios de temperatura y del metabolismo, la polinización y la aparición de insectos y parásitos típicos de la estación, hacen que nuestras mascotas puedan desarrollar alergias o sufrir picaduras o enfermedades parasitarias, como la...

Las otras víctimas de la guerra en Ucrania

Tres millones de refugiados han salido de Ucrania desde que el 24 de febrero el presidente ruso Vladimir Putin lanzara su ofensiva militar sobre su país vecino. Estos tres millones de personas, la mayoría mujeres y niños, acompañados muchos de ellos de sus mascotas,...

Nos separamos. ¿Quién se queda con el perro?

Desde el pasado 15 de Diciembre, en que se aprobaba la reforma del Código Civil, Ley Hipotecaria y Ley de Enjuiciamiento Civil sobre el régimen jurídico de los animales, estos han dejado de considerarse bienes inmuebles o cosas para pasar a reconocerse legalmente como...

¿Cómo tratar la gingivitis y el sarro de tu gato?

La gingivitis o estomatitis es un enrojecimiento e inflamación de las encías que a veces se produce también con sangrado y que puede acompañarse de halitosis y en casos más severos con dolor al masticar, reticencia a comer e hipersalivación. En gatos tiene como causa...

¿Cuáles son nuestras mascotas preferidas?

Recientemente, la plataforma digital Semrush ha dado a conocer un análisis acerca de cuáles son las mascotas favoritas de los españoles, en función de las búsquedas en Internet que han tenido lugar en los dos últimos años y aunque el resultado de los dos primeros...

Los mejores consejos para cuidar sus ojos

Los ojos de nuestras mascotas son una de las partes más vulnerables de su anatomía, pero no se les suele prestar demasiada atención a no ser que el problema ocular sea evidente y se observen secreciones, aparezcan rojeces u otros síntomas indicativos de que algo no va...

Estómagos felices con Proenteric Advanced

Los trastornos digestivos, los cambios en la dieta, el estrés o el tratamiento con antibióticos, entre otros factores, pueden hacer que tu perro o tu gato sufran de diarrea. Proenteric Advanced, de Laboratorios Bioibérica, trata este incómodo problema con la máxima...

¿Nos sigues en redes, si?

Facebook

Instagram