La llegada del bebé a una casa con peludo perruno

4 Sep 2017 | Consejos, Perro | 0 Comentarios

Puedes compartir esta entrada por correo o en tus redes sociales.

Cuando llega un bebé a una casa donde vive un perro, debemos entender que el animal tendrá que asimilar una gran cantidad de novedades y cambios en su entorno, especialmente si no tuvo oportunidad de convivir con niños cuando era cachorro.

Nuevas imágenes, olores y sonidos aparecerán de pronto para quedarse y las rutinas del hogar cambiarán drásticamente, lo que afectará también a las del animal. Queramos o no, se reducirán el tiempo y la atención que le dedicamos. Prepararnos y prepararle para ello ayudará a que todo sea más fácil para todos.

#1 Plan de preparación

En los meses previos a la llegada del bebé, podemos hacer un plan de preparación para nuestro perro basado en dos aspectos: educación y adaptación a los cambios en el estilo de vida.

Podemos realizar ejercicios de educación para mejorar sus habilidades en obediencia. Tener un buen control verbal de nuestro perro es realmente de gran ayuda cuando debemos ocuparnos a la vez del animal y del bebé.

Algunos ejemplos de educación básica:

  • Sentarse, estarse quieto, tumbarse en el suelo y permanecer en esa posición.

Esto le será útil para aprender a controlar sus impulsos cuando el bebé ya esté en casa y tengamos que ocuparnos de él para alimentarle o bañarle, por ejemplo.

  • Dejar algo que está en el suelo o soltar algo que lleve en la boca.

Nos ayudará a enseñar al perro a no tocar las cosas del niño.

  • Saludar de forma educada a la gente (en el caso de perros que saltan encima. Este comportamiento puede ser molesto, incluso peligroso, cuando llevemos al bebé en brazos).
  • Enseñarle a permanecer tranquilo dentro de un trasportín.
    Puede ser útil en situaciones muy estresantes si fuese necesario.
  • Que acuda a nuestro encuentro cuando se le llama.

Aprendizajes especiales:

  • Enseñar al perro a focalizar su atención en nuestra mano. Consiste en extender la mano hacia el animal, de forma que él acercará su nariz y tocará la mano con ella. Nos será útil cuando el perro esté cerca del bebé, mientras estamos con el pequeñín, para mantenerle ocupado. Si lo aprende bien, podemos enseñarle incluso a tocar suavemente al bebé con su nariz.
  • Enseñarle a que se vaya cuando se lo pidamos. Este tipo de aprendizaje es muy útil, por ejemplo, para cuando el perro intenta saltar sobre el bebé y el niño se asusta y llora. Muchos perros no se dan cuenta de que alejarse es una opción. Si se lo enseñamos de antemano, le daremos la oportunidad de actuar de una forma conocida ante situaciones concretas y evitaremos episodios de ansiedad. Para ello necesitaremos entrenar con premios pidiéndole que se vaya y, cuando lo haga, le tiraremos un premio donde se encuentre parado.
  • Enseñar al perro a traernos objetos que le tiramos. Si aprende a entregarnos objetos en la mano cuando se lo pedimos, le estaremos preparando para tener una interacción segura en sus juegos con el bebé.

bebé-casa-perro

#2 Cambios de rutina

Preparar al animal con antelación para los cambios en la rutina diaria será de gran ayuda para que se adapte y asimile la llegada del bebé sin ansiedad y la disfrute tanto como nosotros.

  • Podemos romper un poco los horarios habituales de sus paseos y comidas para que, si en el futuro hay cambios, los acepte más fácilmente.
  • Si tenemos previsto llevar al perro a casa de amigos o familiares cuando el bebé ya esté en casa, hemos de empezar a hacerlo antes de su llegada para que se acostumbre.
  • Familiarizar al animal con los juguetes y accesorios de bebé, los olores de las lociones y colonias en nuestra piel… un tiempo antes de que nazca el bebé.
  • Podemos utilizar grabaciones de bebés llorando para que se acostumbre y no se asuste cuando llore.
  • Enseñarle al perro a que le gusten otros niños invitando a amigos que tengan hijos pequeños a visitar nuestra casa. Si no tenemos amigos con niños, podemos llevarle a lugares donde haya pequeños y aprovechar las oportunidades de estar en contacto con niños amables que le hagan sentir bien.

#3 ¡El bebé ya está en casa!

Siempre que sea posible, mientras la madre y el bebé están todavía en el hospital, es buena idea llevar a casa un pañal o alguna pieza de ropa con el olor del niño y dejar que el perro la olfatee. Es como una presentación. Empezará a conocer al niño por su olor antes de verle.

Si hemos preparado al perro con anterioridad, su actitud será mejor y se sentirá más feliz y menos ansioso.

#4 Qué no debemos hacer

No debemos reñir con severidad al perro si se muestra ansioso o se acerca demasiado al niño, actuaremos con calma y suavidad para alejarlo o distraerlo.

No debemos forzar al animal a interaccionar con el niño si no está predispuesto en ese momento. Es mejor esperar a que muestre interés por acercarse.

Normalmente los perros interaccionan muy bien con los bebés, incluso si no han sido socializados con niños, pero pueden surgir situaciones estresantes para ellos cuando el bebé empieza a gatear.

Nunca debemos dejar al perro y al bebé solos sin supervisión hasta que el niño tenga por lo menos 5 o 6 años de edad. Y, sobre todo, siempre consultar con el veterinario de nuestro peludo sobre las pautas más adecuadas para su caso.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bioibérica presenta Atopivet collar en Vetmadrid

Bioibérica presentó el pasado 15 de marzo, en el marco del 40 Congreso de la Asociación Madrileña de Veterinarios (AMVAC), Atopivet collar, un novedoso producto cosmético que contribuye a mantener la integridad de la barrera cutánea de perros y gatos. Jordi Flores,...

¿A qué nos obliga la Ley de Bienestar Animal?

La Ley de Protección de los Derechos y el Bienestar de los Animales, así como la reforma del Código Penal en materia de maltrato animal, se aprobaba el pasado 9 de febrero en el Congreso de los Diputados marcada por la disconformidad en el ejecutivo entre PSOE y...

Tu gato también puede padecer artrosis

Aunque no se habla tanto de la artrosis en felinos como en perros porque cuesta más detectarla, debido a que los gatos disimulan más el dolor que los canes y van más por libre, diferentes estudios indican que buena parte de los gatos mayores de 12 años presenta signos...

El tamaño, la raza y el sexo influyen en el cáncer canino

Una investigación llevada a cabo por el laboratorio de diagnóstico molecular PetDX, con sede en California, y publicada en la revista científica Plos One, coincidiendo con la semana en la que se celebra el Día Mundial contra el Cáncer, ha analizado y determinado las...

¿Por qué se le cuartean la trufa y las almohadillas a mi perro? La hiperqueratosis nasal y plantar.

Si de la nada aprecias que la trufa y las almohadillas de tu perro presentan un engrosamiento o endurecimiento de la piel o si esta aparece reseca o cuarteada, puede que sufra de hiperqueratosis nasal y plantar. Te explicamos en qué consiste esta enfermedad y cómo...

«El Diario de Etna es un proyecto de ayuda a los gatos abandonados, un compromiso con ellos». Entrevista con María Tello

La vida de Etna, una gatita que con apenas mes y medio de vida pierde a su familia y es acogida en una protectora, cambia cuando Humana, una mujer amante de los gatos y del arte, la adopta. En El Diario de Etna, María Tello, que durante años presidió la Asociación...

Disfruta de unas Navidades sin sorpresas con tu peludo

Es tiempo de celebración y de reencuentros con la familia, de comidas y cenas suculentas, de dar calidez a la casa en el momento más frío del año con abetos llenos de luz y color, velas y pesebres y también de disfrutar de unos días de descanso con nuestros seres...

Cómo cuidarlos cuando son mayores

Las mejoras en la atención veterinaria y el mayor grado de bienestar que proporcionamos a nuestras mascotas hace posible que en la actualidad contemos con una población de pequeños animales longevos significativa que pueden alcanzar hasta los 17 años de edad o más. En...

Las mascotas también son víctimas de violencia doméstica

«Matar o lastimar a los animales de companía o amenazar con hacerlo para coaccionar o controlar a víctimas de violencia doméstica y de género son actos habituales de agresores en contextos de relaciones abusivas», aseguran desde la Coordinadora de Profesionales por la...

¿Nos sigues en redes, si?

Facebook

Instagram