Cómo controlar las bolas de pelo

4 Dic 2017 | Consejos, Gato | 0 Comentarios

Puedes compartir esta entrada por correo o en tus redes sociales.

El acicalamiento es parte de la higiene diaria del gato y es normal que tu felino trague algo de pelo, pero diferentes cuestiones, como el hecho de que tu gato tenga el pelo largo, la pérdida de pelo cuando hace la muda, un mal tránsito intestinal debido a una alimentación astringente o la edad del animal, pueden llevar a tu mascota a no poder expulsar con normalidad el pelo que ingiere y que esto se convierta en un problema. Te sugerimos algunas ideas para prevenirlo.

  1. Cepilla a tu gato. El cepillado del gato, a diario si se trata de un felino de pelo largo, como el gato persa, el de angora, el balinés o el bosque de Noruega, entre otras razas, te permitirá eliminar buena parte del pelo muerto que de lo contrario acabaría inevitablemente en el tracto intestinal de tu mascota, ya que cuando se acicala no sabe escupirlo y lo traga. También es interesante cepillarlo en las épocas en que más mudan de pelo (de primavera a verano para estar fresquitos, aunque los gatos domésticos también pierden pelo en invierno por el efecto de la calefacción). De la misma forma, el cepillado se recomienda también si es un gato mayor de ocho años, ya que con la edad su tránsito intestinal es más lento. Además, de esta manera le estás relajando, y estableciendo un vínculo mayor con él.
  1. Pon diferentes hierbas y agua a su alcance. En la naturaleza, el gato recurre a la hierba gatera (catnip o menta gatuna), que encuentra irresistible y a otras hierbas para purgarse, por ello, para favorecer al máximo este instinto podemos plantar en macetas esta hierba, cebada o trigo. Puedes encontrarlas también en tiendas de mascotas. Será de gran ayuda, además, poner agua en diferentes puntos de la casa, alejados del plato de la comida, para recordarle que beba, ya que una buena hidratación favorecerá un mejor tránsito.
  1. Si ves que quiere regurgitar. En este caso puedes ayudarle a expulsar la bola de pelo extendiéndole una buena capa de vaselina neutra transparente y sin perfume en la pata. Como querrá quitársela acicalándose se la tragará y esta grasa, de efecto laxante, será un buen recurso para ayudarle a evacuar con las heces las bolas de pelo. También puedes utilizar mantequilla o malta, un derivado de la cebada muy efectivo para hacer regurgitar las bolas de pelo. Se lo puedes mezclar con la comida o untárselo en la pata, como la vaselina.
  1. Cuida su alimentación. Para evitar que el pelo que traga el gato se compacte junto con los restos de comida y forme una bola, las principales marcas de alimento para mascotas cuentan con fórmulas específicas para este problema que incorporan buenos aportes de proteína animal con fibras vegetales solubles e insolubles y extracto de malta, para ayudar a eliminar los restos de pelo del intestino del animal. También es posible ofrecerle alimento húmedo añadiendo una cucharadita de aceite de oliva o de maíz durante unos días a la comida, o puré de calabaza.
  1. Utiliza probióticos. De la misma manera, si tu mascota tiene problemas de tránsito intestinal puedes paliarlo con probióticos, preparados de microorganismos vivos beneficiosos que en el intestino pueden restaurar el equilibrio de la flora intestinal.
  1. Si tiene poco apetito, está apático y con vómitos improductivos. Ante estos síntomas, sobre todo si duran más de un día, y para evitar una posible obstrucción intestinal, debes llevarlo enseguida al veterinario para que lo revise y te diga cuál es el mejor tratamiento a seguir.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo cuidarlos cuando son mayores

Las mejoras en la atención veterinaria y el mayor grado de bienestar que proporcionamos a nuestras mascotas hace posible que en la actualidad contemos con una población de pequeños animales longevos significativa que pueden alcanzar hasta los 17 años de edad o más. En...

Las mascotas también son víctimas de violencia doméstica

«Matar o lastimar a los animales de companía o amenazar con hacerlo para coaccionar o controlar a víctimas de violencia doméstica y de género son actos habituales de agresores en contextos de relaciones abusivas», aseguran desde la Coordinadora de Profesionales por la...

Condrovet Cachorros cuida de sus articulaciones en formación

Durante su etapa de crecimiento, especialmente si es un perro de raza grande o con predisposición a sufrir displasia de cadera, nuestro cachorro necesita nutrir sus articulaciones para su correcto desarrollo. Condrovet Cachorros, de Laboratorios Bioibérica, nos ayuda...

«Entender a nuestro perro es una forma de conocernos a nosotros mismos». Entrevista con Oriol Ribas.

Licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Etología, Oriol Ribas se dedica al comportamiento canino desde 1995. Desde entonces ofrece asesoramiento a las familias que detectan algún problema de conducta en su...

Gatos libres de cistitis con Calmurofel

¿Tu gato tiene dificultad o dolor al orinar, orina con mayor frecuencia o ha cambiado su comportamiento? Puede que sufra cistitis idiopática o FLUTUD. Calmurofel, de Laboratorios Bioibérica te ayuda a combatirla.

Cómo cuidar su pelaje en tiempo de muda

Es bien sabido que en otoño la naturaleza se regenera y se prepara de cara al invierno y que como las hojas se desprenden de los árboles, a los seres vivos: humanos y animales, se nos cae el pelo; en el caso de nuestros perros, para producir una capa más espesa de...

Un estudio revela cómo perciben la realidad los perros

Un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Emory, Atlanta (EEUU) a partir de aprendizaje automático y resonancia magnética funcional (fMRI) para decodificar estímulos visuales de la corteza cerebral humana y animal, sugiere que los...

¿Tu mascota tiene una enfermedad neurológica?

Cambios de comportamiento repentinos, andar dando vueltas, ladear la cabeza, falta de coordinación o caídas pueden ser síntomas de algún problema neurológico que afecte al cerebro de nuestro perro o gato; problemas que son más frecuentes de lo que imaginamos. Ante...

¿Nos sigues en redes, si?

Facebook

Instagram