Perros contra la violencia de género

La asociación catalana Improrec, de perros adiestrados para la ayuda a las personas y la sociedad,  ha puesto en marcha juntamente con el Ayuntamiento de Gavá (Barcelona) un programa piloto para que las víctimas de violencia machista puedan recurrir a un perro adiestrado para vencer el miedo a salir de casa y recuperar la normalidad y la autoestima.

Las vacunas del gato

La vacunación ha reducido sustancialmente la incidencia de enfermedades graves en la población felina y aunque no está exenta de riesgos y debe hacerse un buen uso de ella, es una protección necesaria para evitar enfermedades que pueden llegar a ser mortales, como la panleucopenia felina, o para evitar infecciones que se pueden cronificar, como el herpervirus o el calicivirus felino.  

La música que amansa a tu fiera

Al igual que nos ocurre a los humanos, a nuestras mascotas les encanta escuchar música, especialmente temas clásicos o sonidos que le recuerden a la naturaleza o a sus propios ladridos o maullidos. Hay que tener en cuenta que nuestros peludos tienen una capacidad auditiva mucho mayor que la nuestra y la música armoniosa puede ser un recurso natural y sin efectos secundarios a considerar, especialmente en momentos de estrés, de cambio o de separación, o si nuestro compañero de cuatro patas es muy nervioso e hiperactivo.

Alimentos prohibidos para tu perro

Ofrecerle a tu peludo una onza de chocolate, por aquello de que “a nadie le amarga un dulce”, o un pequeño racimo de uvas, que para ti puede resultar saludable y delicioso, puede convertirse en una pesadilla para la salud de tu fiel amigo. Y es que, por raro que nos parezca, nuestro perro no puede comer algunas de las cosas que a nosotros nos sientan muy bien y con las que disfrutamos. En este artículo te explicamos cuáles son algunos de estos alimentos tabú para tu mascota.

¿Cuándo debo visitar al veterinario?

Para mantener alejada la enfermedad de tu peludo deberás estar atento y realizar las visitas pertinentes al veterinario. Por una parte están las visitas rutinarias (las que deberás hacer al menos una vez al año si tu perro es adulto y más frecuentemente cuando tienes un cachorro, marcadas por el calendario de vacunaciones y desparasitaciones) y por otra, las que le tocan a partir de los 10 años, cuando empezará a necesitar atención veterinaria más a menudo. Pero además hay otros casos en los que también será necesaria una visita, a veces urgente. Te explicamos cuándo.