Pautas básicas del adiestramiento de gatos

Su carácter independiente y el hecho de que no busca la complacencia de su amo, como ocurre con los perros, si no la suya propia, puede hacernos creer que un gato no puede ser educado o adiestrado, pero nada más lejos de la realidad. Podemos enseñar a nuestro felino cómo queremos que se comporte, aunque eso sí, deberemos comenzar lo antes posible, ser constantes, tener paciencia y premiar sus logros.

Tu gato y las plantas de tu casa

Los gatos, por lo general, se sienten muy atraídos por las plantas. Excavan la tierra de las macetas o mordisquean sus hojas y flores pudiendo dañarlas de manera severa. Pero lo peor es que pueden poner en riesgo su propia salud.

Su primer día en casa

Improvisar no es buena idea. Todos en casa tienen que estar conformes y de buen grado sobre la llegada del peludo. El cariño que reciba será clave para él o ella. Si esto está resuelto antes de que entre en casa y salga del trasportín hay que tener preparado su espacio: tiene que tener su cama, cuenco de comida, de agua, su bandeja de arena alejada del punto en el que comerá y beberá, ¡y algún juguete!. El resto está en sus bigotes 😉

Gatos con la cola amputada

La cola del gato es clave en su comunicación y también una de las partes del cuerpo de nuestro peludo más proclives a tener un accidente. Que se quede atrapada al cerrar una puerta es bastante frecuente en gatos ‘indoor’ y, con ello, el riesgo de que se fracture o se disloque. Pero no son los únicos riesgos que tiene la cola; también puede sufrir mordeduras y acumulaciones de pus (abscesos). ¿Cómo saber si tiene una lesión en la cola? ¿Qué hacer en esos casos?

La visita al veterinario

¿Se puede conseguir que la visita veterinaria no sea un drama? Al peludo gatuno no le gusta salir de casa y llega a ser una labor titánica meterlo en el trasportín pero con paciencia, y estos consejos, la logística de la revisión anual para que visite a su veterinario puede ser más sencilla.