Cómo prevenir y tratar la conjuntivitis de tu gato

Si tu gato no para de lagrimear, cierra alguno de sus ojos, tiene legañas o sus ojos aparecen acuosos y enrojecidos puede tener conjuntivitis, una enfermedad frecuente en felinos que la mayoría de las veces se soluciona con tratamiento local con colirios o pomadas oftalmológicas, aunque es importante determinar su causa porque también puede enmascarar enfermedades más graves, como el herpesvirus felino. Ante la sospecha, lo mejor es consultar con el veterinario, quien realizará el diagnóstico oportuno y le prescribirá a tu gato el mejor tratamiento. Te damos algunas pautas para prevenir este problema y tratarlo de manera eficaz.

Los mejores juguetes para tu gato

Como buen cazador, a tu gato le gusta curiosear con todo aquello que se mueve, perseguir posibles presas, trepar a las alturas, arañar y mordisquear según qué textiles y materiales para limarse las uñas y buscar lugares tranquilos para el descanso donde no pueda ser molestado. Por ello y especialmente si es un gato que vive en casa y no se relaciona con otros de su especie hay diferentes juguetes que pueden ser excelentes para que se mantenga activo y se divierta a lo grande él solo. Y si te apuntas tú, el disfrute será mayor.

¿Piensas en un disfraz de carnaval para tu peludo?

Es carnaval y quien más y quien menos disfruta de una fiesta muy divertida en la que el exceso, el disfraz, la sátira son los reyes de la fiesta. Quien disfruta del disfraz no tiene ninguna pereza para prepararse el suyo y el de toda la familia. Y en ella se incluye, por supuesto, a los peludos. De hecho, ya hay carnavales con programas específicos para mascotas. El carnaval de Las Palmas de Gran Canaria elige a sus reyes peludos en una gala específica antes de que empiecen los festejos en la calle y en el calendario carnavalero hay otras citas con concursos de disfraces para mascotas como el de Cangas de Onís en Asturias o el de Melilla.

Fiestas más tranquilas para tus peludos

Las fiestas navideñas alteran nuestra rutina y, por supuesto, también las de nuestros peludos. Ellos no acaban de entender esos cambios y pueden acabar sintiendo una gran ansiedad gracias a todos esos cambios. En general, les prestamos menos atención, nuestros horarios y, en consecuencia, también los suyos son diferentes y la decoración de la casa tiene elementos que no son los familiares.

Los riesgos más frecuentes durante las fiestas

Durante las fiestas navideñas la rutina cambia para nosotros y para nuestros peludos. Las comidas especiales, frecuentes y con muchos comensales, los adornos… tienen sus atractivos y, con ellos, algunos inconvenientes. Basándose en la experiencia en las consultas veterinarias durante el período navideño podemos tomar nota y tratar de evitar las situaciones que acaban en una evitable visita a urgencias.