Los perros aprenden fundamentalmente creando asociaciones.

Para realizar este experimento, enmarcado en el estudio Dog Project, que analiza cuestiones evolutivas sobre el mejor amigo del hombre, los investigadores comenzaron el entrenamiento de los perros asociando tres objetos distintos para diferentes resultados.