Imprescindibles

Sano por dentro, sano por fuera

Alegría, actividad, pelo brillante y suave, buen apetito… los síntomas de la buena salud son evidentes a simple vista. Pero ¿dónde se producen esos síntomas? Ante todo, en el interior de nuestra mascota. Higiene, prevención, alimentación, salud dental, educación, cariño y ejercicio son los pilares básicos de la buena salud de nuestros peludos. El orden es lo de menos porque ¡cada uno de ellos es básico y fundamental!.

Consejos

¡Pata rota! ¿qué hacer?

Un hueso visible o que sobresale, una posición incorrecta de una extremidad o no la apoya, se niega a subir escaleras, gemidos de dolor, pérdida de apetito… puede indicar que tu peludo canino tiene una fractura. Urge llevarlo al veterinario y, si es posible, intenta seguir los siguientes consejos.

Actualidad

Los perros valoran los elogios tanto o más que la comida

A principios del siglo XX, el fisiólogo ruso Iván Pávlov demostraba que si un perro es entrenado para asociar un estímulo particular con un alimento, el animal saliva con la mera presencia del estímulo, a la espera de comida. Este experimento, basado en el reflejo condicionado, ha sido el pilar en el que se ha asentado la educación canina por recompensa, pero por raro que parezca, los perros no sólo obedecen para ser compensados con alimentos, sino también con elogios y afecto.

Imprescindibles

Tu gato se esconde ¿por qué?

La necesidad de esconderse del gato puede responder a varias causas. Lo cierto es que es un animal muy independiente y agradece contar con un espacio seguro, cerrado y sobre todo muy tranquilo en el que relajarse. Suele ser una respuesta a la pérdida de la sensación de control que tienen sobre su entorno. Esto les molesta y si se sienten así… una de las respuestas es irse a su escondite.

¿La prevención alarga su vida?

Como mínimo, una visita anual al veterinario es la recomendación de las diferentes organizaciones de especialistas en medicina animal para contribuir a la prevención de la salud de la mascota. Previniendo, detectando a tiempo posibles trastornos se consigue, con mucha frecuencia, minimizar sus consecuencias y favorecer el bienestar del animal llegando, incluso, a aumentar su esperanza de vida, y también la calidad de la misma.