Actualizado el 14 junio, 2016

Un análisis de sangre determina la predisposición genética del perro a desarrollar displasia de cadera


La displasia de cadera es una enfermedad hereditaria que puede afectar a más del 20% de los perros de diferentes razas (Labrador Retriever, Golden Retriever, Pastor Alemán, Mastines, Rottweiler….) en la que se observa laxitud articular y una mala adaptación entre el fémur y la articulación de la cadera. Con el tiempo esta inestabilidad produce una deformación de la articulación que acabará provocando DOLOR, ARTROSIS y problemas de movilidad que impedirán al perro jugar, subir escaleras y realizar paseos largos.

Bioibérica Veterinaria, tras varios años de investigación ha desarrollado Dysgen, un ADN chip que permite, a partir de una simple muestra de sangre, determinar la predisposición genética del perro a desarrollar displasia de cadera. Dysgen analiza el ADN del perro y según los marcadores genéticos encontrados lo clasifica como predisposición genética mínima, baja, mediana o alta.

Displasia

Disponer de esta información a las pocas semanas de vida del perro y por lo tanto antes de la aparición de los primeros signos, permitirá al veterinario recomendar una serie de medidas (control de peso, tipo ejercicio, productos que ayudan a proteger las articulaciones…) que ayudarán a retrasar la enfermedad y controlar su evolución.

Desde Noviembre de 2011 Dysgen ya está disponible para Labrador Retriever y en un futuro próximo estará disponible para otras razas caninas.

Suscríbete a nuestro Newsletter

Gracias por subscribirse al newsletter